Hablando claro sobre el Déficit de Atención

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Últimamente estoy leyendo bastantes noticias que, desde mi experiencia y formación profesional, considero que lo que más hacen es confundirnos y favorecen que demos “palos de ciego”, acudiendo a más fuentes no verificadas y no contrastadas.

Contribuyen más a la desinformación y al caos, que a tratar de ayudar y de vislumbrar “luces” en este terreno que afecta a bastantes personas y sus familias.

Algunos ejemplos son:

  • Las fuentes que se hacen eco de las voces que defienden que el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad no existe. El TDAH existe. Una verdad es que las farmacéuticas se benefician mucho de esta condición biológica, ya que en la mayoría de los casos lo primero que se hace es recetar la medicación. Este hecho es criticable y, en muchos casos yo he visto como dicha medicación más que ayudar al escolar, le perjudicaba. Otra cosa muy diferente es cegarnos por esa “lucha” contra el negocio que la industria desarrolla en torno a la hiperactividad (y, en general, con todo) e ir afirmando que esta condición es “un cuento chino”. NO LO ES. Existe y AFECTA. Y hay que estar pendientes, detectarlo, identificarlo y abordarlo de la manera más adecuada.

  • Las fuentes que, con sus escritos afirman que las personas con esta condición serán, prácticamente, futuros delincuentes, adictos a todo tipo de sustancias, … Totalmente FALSO. Relacionar esto es terriblemente peligroso, porque no tiene nada que ver. El hecho de tener la condición de Hiperactividad no supone causa alguna para presuponer que se va acabar en esas situaciones. ES UNA TRAMPA. 1) El futuro de las personas es impredecible. 2) El futuro de las personas se ve influenciado por lo que vaya ocurriendo en su vida, por las oportunidades, las respuestas que vaya teniendo de la sociedad y demás factores. 3) Aún conociendo que las circunstancias no son favorables o 100% compatibles con un futuro algo más “acomodado”, anticipar y tener estas expectativas lo único que hace es favorecer a que se cumplan. Por lo que este tipo de afirmaciones son tremendamente dañinas para el escolar y para todo su entorno. Acabemos con ellas, no les demos más voz. 

  • Las fuentes, son las menos, que dejan entrever que el TDAH aparece, de repente. El Déficit de Atención, ya sea con o sin Hiperactividad, es una condición con la que se nace. Y los comportamientos y características que la definen aparecen desde que el niño es pequeño. No aparecen cuando el escolar tiene 13 años o 20. Es algo biológico, como quien nace con un color de ojos u otro. Si es cierto que hay adultos o adolescentes con TDAH que se detectan a esa edad, pero lo han sido desde siempre, lo que ocurre es que no se detectó antes. Las personas que nacen con alguna de las condiciones de TDAH o inatención, la tendrán toda su vida. No es ninguna enfermedad que haya que curar. Es una condición que hay que atender a nivel escolar, familiar e individual. El sistema no está adecuadamente preparado para responder a las necesidades de estos escolares y, muchas veces, a nivel familiar ocurre lo mismo y se le responde de manera inadecuada. Por lo que hay ayudar a que el sistema y las familias se adapten a estas características y las manejen adecuadamente. Y, a su vez, entrenar al escolar en las habilidades atencionales para que pueda ir responder al sistema también. Es un trabajo a todos estos niveles. No se puede trabajar solamente en uno, porque entonces no será todo lo coherente que se necesita.

  • Aquellas fuentes que apoyan que la Inatención e Hiperactividad son lo mismo y se abordan igual. Esto lo traté ya en un artículo anterior por si quieres verlo en mayor profundidad. ¿Cómo explicamos que es lo mismo cuando, sin entrar mucho en detalle, a la persona con hiperactividad le cuesta mantener la atención, se mueve en exceso y tiende a actuar de manera impulsiva, mientras que la persona con inatención tiende a mostrar lentitud para moverse, para realizar las acciones, sea cuales sean? Estas manifestaciones son totalmente diferentes, por lo que no pueden ser abordadas igual.

¿Conoces alguna otra información de este tipo? Házmela llegar si quieres.  Y si tenéis alguna duda a este respecto, no dudéis en contactar conmigo.

De la misma manera si alguien quiere conocer las fuentes a las que aludo en el texto, se las puedo hacer llegar. No las adjunto en esta entrada puesto que lo que pretendo es que ese tipo de desinformación no se siga distribuyendo y si las enlazo, las estoy distribuyendo yo misma.

Espero te ayude y si te parece interesante, lo hagas llegar a quien quieras.

¡¡Seguimos!! ¡¡GRACIAS!!

Reyes Armada Arnau
Psicopedagoga Consultora.
Especialista en TDAs por el Grupo ALBOR-COHS
www.psicope2-cp163.wordpresstemporal.com

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Author: Admin

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*